CIENCIA

Curiosity Rover detecta niveles anormalmente altos de metano en Marte

El rover Curiosity de la NASA ha estado explorando el planeta rojo durante casi siete años, pasando la mayor parte del tiempo analizando la geología y tomando selfies. Sin embargo, también cuenta con algunos instrumentos que pueden detectar posibles signos de vida en Marte. La agencia informa que Curiosity acaba de detectar un concentración inusualmente alta de metano, un gas que asociamos con procesos biológicos.

Curiosity tiene un instrumento llamado Sample Analysis at Mars (SAM), un espectrómetro láser sintonizable capaz de medir la composición atmosférica. Los datos de la semana pasada mostraron una concentración de metano de 21 partes por mil millones de unidades por volumen (ppbv). Eso es más del doble de lo que la NASA podría esperar encontrar en un día típico marciano.

Sin embargo, el SAM no puede informarnos sobre el origen de ese metano. En la Tierra, muchos organismos vivos liberan metano, incluida la vida microbiana. Es por eso que la presencia de metano se considera un indicador potencial de vida. Sin embargo, esa no es la única forma de producir metano. Hay procesos geológicos que involucran agua y ciertos minerales que también pueden producir metano. Aún así, la detección fue lo suficientemente alta como para que el equipo de Curiosity haya suspendido otros experimentos para recopilar datos adicionales.

Los datos de Marte muestran que las concentraciones de metano tienen un ciclo estacional, lo que puede sugerir que existen bolsas de metano debajo de la superficie. Estos reservorios pueden ser antiguos y reflejan condiciones pasadas en Marte. Los picos en la concentración de metano también son comunes, pero el equipo de Curiosity sabe muy poco acerca de sus causas. Actualmente, la NASA está realizando más pruebas para ver cómo cambia la concentración de metano con el tiempo. Cualquier cosa que encuentre Curiosity nos ayudará a comprender mejor la atmósfera de Marte: la falta de metano podría ser tan interesante como otra lectura alta. Mientras tanto, el orbitador ExoMars casi no ha detectado metano en la atmósfera durante una prueba actual.

Si bien Curiosity puede proporcionarnos algunos datos útiles sobre las concentraciones de metano, el próximo rover Mars 2020 tomará este trabajo y lo llevará a cabo. Este robot utiliza el mismo diseño general que Curiosity, pero se centrará más en la astrobiología con un conjunto de instrumentos codificados para detectar biofirmas. También tiene ruedas más duraderas que deberían llevarlo incluso más lejos que Curiosity. Este rover podría ayudarnos a determinar si alguna vez existió vida en Marte o si todavía existe. Mars 2020 se lanzará el próximo verano y llegará a Marte a principios de 2021.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar